Responsabilidad ambiental

¿Sabías que las ventas de comercio electrónico tienen una tasa de devolución del 30%?

Hoy en día, para nosotros como consumidores es muy sencillo devolver un producto a la tienda debido a que la talla era incorrecta, porque el color no era el deseado o simplemente porque el producto ya no nos convenció tanto. 

Esto provoca que los vendedores puedan terminar perdiendo el 10% de sus ventas y este cambio en el comportamiento del consumidor ha obligado a los minoristas a producir más de la demanda real. Entonces, no solo la producción inicial afecta el medio ambiente de muchas formas sino que la sobreproducción también duplica el costo ambiental.

Una de las principales razones de las devoluciones es que el producto llegó dañado por lo tanto, “es inservible” y no es posible revenderse por lo que las empresas optan por desechar o destruir estos productos provocando un gran impacto ambiental negativo ya que la reducción del impacto medioambiental de los productos de devolución, a menudo se considera excesivamente costosa.

Las consecuencias del descartar estos productos para la reventa son:

-Se libera CO2 que es el principal gas de efecto invernadero que se emite a raíz de las actividades del ser humano y que es una de las principales causas del cambio climático  

-Se agotan varios y valiosos recursos naturales, humanos y materiales.

-Se fomenta un modelo de producción. extracción y consumo desmedido.

Es por esto que en TiendaKomet recuperamos estos productos de devolución evitando su destrucción, permitiendo que las personas puedan acceder a ellos y darles una segunda oportunidad. 

Gracias a esto, hemos podido prevenir cerca de 8.6 toneladas de CO2 al revender más de 20 mil productos, además de generar un segundo ingreso a nuestros clientes. 

¿Qué podemos hacer como consumidores?

Cuando se nos pregunta si deseamos que varias compras se envíen juntas o por separado, deberíamos elegir la opción “juntas”. Gran parte de la eficiencia del envío es incontrolable por parte del cliente. Por lo que la mejor forma en que un cliente puede limitar su impacto en el medio ambiente es ser selectivo con sus compras. Asegúrate de que realmente deseas un producto y no cambiarás de opinión una vez que llegue a tu puerta. Investiga y sé un comprador informado, verifica las especificaciones, las dimensiones del producto e incluso las opiniones de clientes con experiencia. Estas son formas muy fáciles de aumentar la probabilidad de que estés satisfecho con tu compra.

Es importante que todos trabajemos juntos para limitar nuestro impacto ambiental tanto como sea posible. Esto significa pensar en cómo nuestras acciones afectan al mundo. Puede que seas una sola persona, pero cada acción que llevas a cabo, importa. ¡Eduquémonos y seamos el cambio!

Deja un comentario